Ir al contenido principal

Río 2016, víctima de la homofobia

  • En la edición con más atletas fuera del armario que se recuerda, concretamente 43, algunos deportistas sufren acosos fuera del estadio


La agrupación Grupo Gay de la Bahia asegura que un miembro del colectivo LGBTQ es agredido, física o verbalmente, cada 28 horas. Las redes sociales han sido un reflejo de los acosos hacia algunos deportistas. El hashtag #GaysNoMerecenMedallas ha sido trending topic durante la mañana de este viernes y también en ocasiones puntuales durante las olimpiadas.

Brasil ha sido uno de los países latinoamericanos que siempre ha estado a la cabeza en aceptación de homosexuales. Legalizó las uniones de hecho entre personas del mismo sexo en 2003 y su matrimonio en 2013. Pero parece haber vuelto atrás, probablemente porque el bloque parlamentario más evangélico es casi más grande que cualquier otra agrupación política en el Congreso.

Hace unas semanas, el equipo femenino estadounidense de fútbol tenía una agria experiencia. Durante su primer partido en el estadio Mineirão, algunas jugadoras empezaron a oír que el público, les gritaba “Bicha”, un insulto homófobo en portugués. En ese equipo, al menos la centrocampista Megan Rapinoe y la entrenadora, Jill Ellis, son lesbianas.

La importancia de visibilizar el colectivo

Teniendo en cuenta este contexto, la visibilidad de la lucha LGBTQ durante este gran evento en el país resulta esencial para el colectivo. Son varias las historias que se acumulan en esta edición. Un ejemplo es la de Isadora Cerullo y Marjorie Enya, que protagonizan el beso más popular de este Río 2016. Australia acababa de ganar el primer oro que se entregaba en la historia de los Juegos al rugby a siete femenino. Y entonces, una mujer salió al campo micrófono en mano y se dirigió a una jugadora del equipo rival, Brasil. Era la voluntaria Marjorie, que se animó a pedir matrimonio a la atleta Isadora. Tras recibir el sí, las jóvenes improvisaron un anillo atando un lazo en el dedo. Pasó a ser una de las imágenes más tiernas de esta edición.

Pero las curiosidades y las historias de amor no acaban aquí. Otro caso es el de las británicas Kate Richardson-Waksh y Helen Richardson-Walsh, el primer matrimonio lésbico en la historia olímpica. También cabes destacar que durante la noche de la inauguración de los Juegos se pudo ver que cinco de los ciclistas brasileños que encabezaban el desfile de cada delegación eran transexuales. “El mundo tendrá que entender que los tiempos han cambiado y respetar la libre sexualidad”, declaraba a los medios uno de ellos.

Fuente: LAVANGUADIA.COM